Por Jessica Vlasica.

Reconocemos a un curso blended  como aquel que aprovecha al máximo los espacios de enseñanza  – aprendizaje: aula física, biblioteca, trabajo, casa, etc., creando oportunidades para colaborar, interactuar y crear conocimiento.

La implementación del aprendizaje blended, requiere que:

  • Los momentos de aprendizaje fuera de clase  y cara a cara en el aula física estén conectados y se complementen.
  • Los estudiantes realicen necesariamente actividades de autoaprendizaje antes de las clases presenciales, creando de esta manera sesiones de aprendizaje cara a cara mucho más activas y  significativas.

La tecnología es un aliado importante en el proceso de enseñanza – aprendizaje de un curso blended: el aula virtual, los dispositivos móviles, etc., deben ser usados para explotar las oportunidades de creación, colaboración e interacción.

El aula virtual, en el modelo de aprendizaje blended, permite:

  • Compartir todo el material y bibliografía del curso.
  • Crear actividades de aprendizaje para la autoevaluación y evaluación.
  • Enviar anuncios para brindar mensajes importantes, recordatorios, feedbacks generales, etc.
  • Recolectar todas las evidencias de aprendizaje de los estudiantes, brindar retroalimentación y calificar.
  • Hacer seguimiento de la participación e involucramiento de los estudiantes.
  • Brindar respuestas a consultas académicas, de orientación, etc.

Finalmente, recordemos que el rol del docente de hoy es el de facilitar el aprendizaje, por tanto el reto está en diseñar experiencias de aprendizaje que permitan a los estudiantes aplicar el conocimiento en contextos y realidades distintas, es decir prepararlos para un futuro en el que primarán las competencias que el mundo requiera.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.