Luego de 9 semanas de intenso trabajo, se presentaron los trabajos finales del Club Apptitud correspondientes al semestre académico 2019-1 de la UPC. Durante todo este tiempo, los diversos equipos estuvieron trabajando sobre un reto: crear un escape room en Minecraft para que los jugadores puedan aprender un aspecto de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

Un escape room o juego de escape trata sobre el resolver enigmas, acertijos o retos para poder escapar de una habitación y seguir avanzando al siguiente cuarto, más difícil que el primero. Y si no los resuelven a tiempo, puede aparecer un peligro cualquiera, desde un zombi a lava en el piso.

El Minecraft es una plataforma que se presta mucho para la creación de juegos tipo escape room. Tiene herramientas para crear y programar acciones, baldosas que abren puertas, palancas que activan puentes levadizos, incluso podemos crear circuitos eléctricos (con la famosa red stone) y programar allí. Existe una versión, que fue la que utilizamos, Minecraft Education, donde los estudiantes plasmaron allí sus ideas.

Como señalamos, el reto era utilizar el concepto de Escape Room para que los participantes aprendan sobre uno de los 17 ODS. Los equipos, formados por más de 200 estudiantes inscritos y que provenían de los cuatro campus de la UPC, tenían que elegir un aspecto de alguno de estos ODS y plantear temas, retos, acertijos que para resolverlos tuvieran que aprender jugando.

Así, llegamos al día 28 de junio, en el que los equipos presentaron un trailer del juego. El jurado evaluó no solo la narrativa (historia) del juego y la ambientación, sino también cómo este podría ayudar a los jugadores a entender uno de los aspectos de los ODS.

IMG_9225 copy (1)

El equipo ganador: AAA del Campus Monterrico

El jurado estaba compuesto por:

Viviana Saldívar (Ministerio del Ambiente)
Raúl Campos (Microsoft)
Rosario del Pilar Villalta (UPC)
Mercedes Gómez Lazarte (UPC)
Miguel Saravia (UPC)
Jorge Roca Rey (UPC)

Al final, el jurado eligió al equipo AAA del Campus Monterrico. Sus integrantes son:

Karina Rios Campomanes (Ingenieria de Gestión Empresarial)
Diana Rodriguez Herrán (Ingenieria Industrial)
Gabriella Ramón Calderón (Ingenieria de Gestión Empresarial)
Valeria Allca Chauca ( Ingenieria Industrial)

Y su escape room fue alrededor del tema de la corrupción.

Aquí la lista completa de los finalistas de los juegos desarrollados por el resto de equipos.

Galería de Fotos:

Por Roberto Bustamante

La gamificación se ha vuelto desde hace un tiempo en una suerte de «buzzword» o «palabra que zumba». Una palabra que se repite de cuando en cuando y no pocas veces, por asunto de modas, uno de repente intenta aplicar o incorporar criterios de gamificación en el aula, sin entender bien de qué va o para qué incorporarlo. De hecho, en educación hay todavía una discusión sobre su pertinencia.

2920649137_b6eff97753_z

Comencemos señalando que la gamificación está muy vinculado, por varios principios al construccionismo, esta teoría del aprendizaje, que privilegia el aprender haciendo (1). En la gamificación, el aprendizaje se da a través de la resolución de problemas o retos, enmarcados en un objetivo final.

Pensemos en un juego de mesa, por ejemplo. Uno de los más conocidos (aunque existen cientos de ellos, con distintos objetivos y retos) es el Monopoly. Inicialmente pensado como un juego para aprender sobre los males en los monopolios, tiene un objetivo principal (el hacer quebrar al resto de jugadores o hacer que pierdan todo su dinero) y un conjunto de retos que se dan en cada turno. El reto a resolver tiene que ver con las decisiones que cada jugador debe tomar al llegar a un casillero: ¿Compra la propiedad? Si ya tengo la propiedad, ¿compro una casa? ¿un hotel? Es un juego relativamente sencillo y de allí su popularidad.

Al final, luego de terminar, los jugadores han aprendido un poco más sobre ciertas decisiones económicas: dejar de comprar algo, implica que puedo usar ese dinero para sobrevivir en cada vuelta del juego. Si compro una propiedad, significa que luego no voy a tener dinero o para comprar otra propiedad, pagarle el alquiler si caigo en una propiedad ajena o si frente a alguna eventualidad, tengo que pagar una multa para evitar la cárcel. El jugar varias veces Monopoly podría llevarme a ser más ducho y desarrollar algunas competencias en economía, el concepto de costo de oportunidad, razonamiento matemático, etc.

¿Y si queremos llevar esto a una sesión de enseñanza/aprendizaje? Allí el empate con una clase comenzaría por identificar el objetivo, lo que quiero que desarrollen en el aula, una o unas competencias (¿trabajo colaborativo? ¿pensamiento crítico? ¿un conocimiento en particular?) y luego las actividades o problemas que quiero que resuelvan. ¿Qué problemas pueden convertirse en retos? ¿Qué decisiones quiero que tomen en cada «turno» de mi clase gamificada?

Una vez que tengamos eso claro, podemos poner manos a la obra e investigar qué videojuego, aplicativo digital, juego de mesa, etc., se puede adaptar mejor a lo que quiero lograr. Existen distintos tipos de herramientas para gamificar el aula. Una de las más conocidas es Kahoot!. En la UPC varios docentes han ido desarrollando juegos basados en la plataforma Adventures de Wildgoose, para temas tan diversos como matemáticas, cómics, electroquímica, marketing, etc. Existe también la herramienta Mentimeter para hacer interactiva una presentación. O Genial.ly, que también tiene varias actividades que pueden ser usadas para gamificar una sesión de enseñanza y aprendizaje.

Comencemos entonces con lo que llamaremos «la duda pedagógica» o la pregunta que nos hacemos como docentes antes de planificar o armar nuestra sesión. Y desde allí, como decía Stenhouse ir investigando, poniendo a prueba, nuestras hipótesis pedagógicas (2).


(1) Pappert, S. & Harel, I. (1991). Situating Constructionism. En http://www.papert.org/articles/SituatingConstructionism.html  (visto el 13 de junio del 2019).

(2) Stenhouse, L. (s/f). Applying research to education. En https://www.uea.ac.uk/documents/4059364/4994243/Stenhouse-1978-Applying+Research+to+education.pdf/24ec7b40-ac56-46d2-8f8f-2bb7b4c53ac4 (visto el 13 de junio del 2019). Stenhouse, a lo largo de su carrera como investigador de la educación, promovió la incorporación de una mirada reflexiva dentro del trabajo docente, al que veía como artesano. Aquí nos importa mucho recuperar esa mirada, también para ir probando la incorporación de criterios de los juegos dentro de una sesión de enseñanza y aprendizaje.

Por segundo año consecutivo, la UPC organiza la competencia de innovación 28H Desafía tu mente, cuyo objetivo es fomentar la innovación entre los estudiantes, docentes y administrativos de la comunidad universitaria. Para ello, durante una jornada ininterrumpida de veintiocho horas, distintos equipos se abocarán a resolver un reto relacionado con el quehacer de la universidad.

Ver más