Quizá usted haya impartido un curso presencial durante años, o quizá se haya iniciado recientemente. Con mucho esfuerzo puede haber alcanzado la mejor manera de lograr resultados de aprendizaje tangibles en sus estudiantes, aplicando una variedad de recursos didácticos y métodos de enseñanza. Pero, ¿qué pasa cuando le piden convertir un curso en formato 100% online o a distancia o blended? ¿Por dónde debemos empezar?

Convertir un curso presencial a online, implica mucho más que sencillamente poner el curso en una plataforma de aprendizaje (LMS) o  usar un sistema de videoconferencia, para “impartir clase”. Implica, por tanto, una mirada sistemática para integrar adecuadamente una serie de herramientas, plataformas y tecnología que resulte por un lado atractiva, interactiva, estimulante y que propicie la colaboración, pero sobre todo que los estudiantes logren los mismos resultados de aprendizaje que en un curso presencial.

¿Qué necesitamos saber para llevar un curso presencial a un entorno online?

Para empezar, es necesario saber que un curso presencial no se “convertirá” exactamente igual en un curso online o blended, pero que sí es posible, encontrar técnicas y estrategias equivalentes para rediseñar experiencias de aprendizaje presenciales.  Por ejemplo: si en una clase presencial creaba grupos de trabajo para análisis y discusión, en una clase online, también podría crear esos grupos y fomentar la discusión a través de un foro de discusión.

¿Por dónde empezar?

Una vez definidos los logros y resultados de aprendizaje del curso, se recomienda empezar haciendo un esquema del curso, que contenga las áreas temáticas, y resultados. Luego, se recomienda:

  • haga una lista de las actividades que más les cuestan a los estudiantes y en las cuales necesitan ayuda para terminarlas.
  • liste también aquellas actividades que resultan más sencillas de resolver.
  • identifique aquellas actividades que el estudiante debe realizar de manera individual y aquellas en las que debe hacerlo de manera grupal.
  • ordene la secuencia de actividades en un calendario o cronograma, por ejemplo.
  • relacione cada actividad con una herramienta de las que tenga disponible, por ejemplo, dentro del LMS (blogs, foros, wikis, cuestionarios, etc.) o alguna otra herramienta fuera de él.
  • visualice las actividades que puede realizar de manera síncrona, asíncrona o deben seguir siendo presencial, en el caso de que sea un curso blended.
  • ponga a prueba su creatividad al momento de pensar en nuevas formas de transformar las actividades, pensando siempre en conseguir los mismos resultados de aprendizaje.

¿Cuándo síncrono y cuándo asíncrono?

Una de las decisiones de diseño más importantes es, si una sesión de clase debe ser síncrona o asíncrona. ¿Qué significan ambos términos?

Síncrono

Asíncrono

Significa que todos los involucrados en una actividad deben realizar su parte al mismo tiempo. Tales eventos a veces se llaman eventos en tiempo real o en vivo. Dichos eventos incluyen sesiones de chat, sesiones de pantalla compartida y pizarra, y videoconferencias. Son aquellas que los participantes pueden experimentar cuando lo deseen. Los materiales de aprendizaje publicados permanentemente y las evaluaciones calificadas automáticamente son claramente asíncronas: los estudiantes pueden leerlas en cualquier momento.

El problema con estas definiciones es el significado de «al mismo tiempo». Algunos lo consideran en cuestión de minutos o segundos, mientras que otros lo hacen en un lapso de horas o días. ¿Se responde un mensaje de correo electrónico en dos días asíncrono o síncrono? ¿Qué tal un grupo de discusión donde los estudiantes  pueden agregar mensajes a cualquier momento, pero requieren revisar todos los días para mantenerse al día con las discusiones? (Horton, 2000)

Los cursos no pueden ser 100% síncronos o asíncronos. Los cursos están hechos de una variedad de actividades y eventos que pueden ser síncronos o asíncronos. Aquí la clave es identificar cuánta libertad tienen los estudiantes para completar las actividades.

 

Snicrono-Asíncrono

Al momento de proponer un escenario de aprendizaje en el que se considere tecnología, se tiene que pensar que el aprendizaje debe permitir: flexibilidad (no todos en el mismo momento), ubicuidad (cualquier momento y lugar), adaptativo (al contexto y a cada estudiante) e inclusión (igualdad de oportunidades para aprender).

La recomendación en este contexto es priorizar, porque pretender que podemos lograrlo todo sin una planificación adecuada puede llegar a ser frustrante tanto para docentes y mucho más para estudiantes.

Otros puntos a tener en cuenta para definir entre síncrono y asíncrono son:

  • La ubicación física de nuestros estudiantes
  • La conectividad con la que cuentan los estudiantes
  • La disponibilidad de tiempo

 

 Referencias:

Terry, L. & Linden, S. (s. f.). How_Do_I_Decide_If_My_Course_or_Program_Should_Be_Blended_Online_or_Hybrid_SP__8BH7wbr.pdf. Recuperado 12 de abril de 2020, de Digital Teaching & Learning – Laureate International Universities

CHOOSE THE KIND OF COURSE – Designing Web-Based Training: How to Teach Anyone Anything Anywhere Anytime. (s. f.). Recuperado 12 de abril de 2020, de https://learning.oreilly.com/library/view/designing-web-based-training/9780471356141/9780471356141_choose_the_kind_of_course.html

7 comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *
You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.